7 ejercicios para empezar a buscar trabajo

Antes de aplicar a un empleo, debes tener claro qué es lo que quieres y qué paso estás dando en tu carrera. ¿Buscas mejorar tu posición actual? ¿Encontrar una empresa con un excelente ambiente laboral? ¿Cambiar de sector? ¿Empezar tu carrera profesional?

Buscar trabajo es una actividad que genera mucha frustración, ya que el proceso suele ser lento y casi nunca hay una respuesta instantánea. Para evitar la desmotivación, te planteamos 7 ejercicios que puedes (y debes) realizar antes de empezar a aplicar a las vacantes:

1. Revisa tu CV y tus perfiles

El mundo cambia a una velocidad de vértigo, así que cuando tengas que actualizar tu CV, analiza cómo ha cambiado el formato y la forma de presentarlo. Actualmente es preferible guardarlo en PDF en lugar de Word.

También existentendencias a la hora de presentar un CV. Por ello te recomendamos que realices una búsqueda por internet para investigar sobre el diseño y la presentación del currículum según el sector en el que te desenvuelves.

Por supuesto, debes actualizar los datos tanto de contacto como los relacionados con el último cargo laboral que has tenido; además debes indicar si has realizado algún curso o formación.

Recuerda en qué webs y plataformas has subido tu CV; allí también debes realizar las tareas de mantenimiento y añadir la información faltante.

CompuTrabajo debe ser un reflejo de tu CV, así que no dejes vacío tu perfil o con información desactualizada.


2. Las Redes Sociales también hablan de ti

En un mundo cada vez más conectado, es importante que todas las ventanas que tienen los reclutadores para acceder a ti formen una imagen completa de tu personalidad.

Muchos reclutadores comprueban las redes sociales de los candidatos para intentar conocerlos mejor. Revisa la imagen que proyecta de ti Facebook, Twitter e Instagram.

Puede parecer que dicha indagación es una intromisión a la intimidad, pero si tu perfil es público, la información que muestres debe ser coherente con los valores que luego quieras transmitir durante el proceso de selección.

Piensa, por ejemplo, que si un reclutador abre tu perfil de Facebook y solo ve publicaciones quejándote, se llevará una mala impresión de ti; por ello, es mejor entrar y revisar qué dice tu perfil de ti. ¿Te representa? ¿O muestra   la versión más radical de tus opiniones?


3. Pide referencias

Antes de postular a las ofertas, asegúrate de tener referencias que avalen tu candidatura.

Referencias de anteriores jefes o compañeros pueden ser un elemento diferenciador a la hora de optar a un puesto. Estas cartas permiten al reclutador tener una visión de ti como profesional; además, posibilitan escuchar las opiniones de la gente que ha trabajado contigo y valora tus aptitudes.

Seguramente, aunque tengas ciertos conocimientos, habrá tareas que has realizado en menor medida o  que no conozcas demasiado porque eran responsabilidad de otro compañero.

Los emails o documentos que respaldan tus habilidades tienen un gran valor para la empresa, ya que permiten conocerte un poco más en el ámbito laboral.


4. Pon a punto tus habilidades oxidadas

Sin embargo, tras analizar los diferentes perfiles que se parecen al tuyo, te habrás dado cuenta de que esa habilidad está muy demandada y va asociada a tu perfil.

Este es el momento de poner a punto tus conocimientos. Realiza algunos ejercicios para desarrollar esa habilidad olvidada o dejada de lado, con el fin de determinar  si de verdad te gusta y quieres que tu nuevo trabajo te permita realizar esa tarea.


5. Dedica tiempo a conocer lo que realmente quieres

Una vez revisadas las habilidades que tenías más oxidadas, elabora un listado de las tareas que te gustaría llevar a cabo. Piensa en qué  te motiva en un empleo y a qué quieres dedicar tu tiempo.

Elabora una lista con las condiciones que debe tener un trabajo para aceptarlo y estar contento con la decisión. Este análisis previo te permitirá aplicar solo a aquellas vacantes que te interesen.

De ese modo, evitarás perder tiempo y energía en ofertas que, en el fondo, no te satisfacen.

También puedes elaborar  un listado con las empresas en las que te gustaría trabajar . Leer sobre ellas y sobre su ambiente laboral puede ser un buen recurso para potenciar tus ganas de colaborar  con ellos.

6. Elabora una red de networking

Es un objetivo laborioso y se debe procurar lograrlo correctamente, pero establecer una red de networking te será muy útil a la hora de cambiar de trabajo. No olvides mantenerla viva y alimentada.

En primer lugar, te permitirá compartir conocimientos y estar al día de las novedades de tu sector; además, te  brindará una idea de qué es lo que preocupa y qué nuevas tendencias existen en tu área de desarrollo profesional.

Asimismo, estar en contacto con otros profesionales te permitirá tener acceso a vacantes que ni siquiera han salido al mercado. Tus contactos pueden ser el puente de acceso para formar parte de la empresa que mejor encaja contigo.

7. Divide y vencerás

Como siempre, antes de dedicarte por completo a una tarea, debes despejar tu mente y focalizar tu energía hacia la consecución de esta.

Realiza ejercicios de respiración y define el tiempo que dedicarás para aplicar a ofertas. Es beneficioso distribuir el tiempo, ya que nuestra capacidad de atención disminuye al pasar 40 minutos desarrollando  la misma actividad.

Planificar la búsqueda de empleo te ayudará a mantener el buen ánimo. Divide la titánica labor de buscar una nueva oportunidad laboral en pequeñas actividades. Ello permitirá  que la tarea de encontrar trabajo sea asumible y no acabe con tu paciencia.

Una vez hecho esto, es el momento de aplicar a las vacantes que encajen en tu plan de carrera. Mantén una actitud positiva y sé disciplinado, porque tal y como dijo Picasso:

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

Please follow and like us:

2 Comments on “7 ejercicios para empezar a buscar trabajo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *