Aprende a manejar las preguntas difíciles en una entrevista

como_responder_preguntas_dificiles

Continuamos reforzando nuestro compromiso con los candidatos para dotarlos de herramientas que les permitan tener éxito en su búsqueda de empleo. En esta ocasión, contamos con la presencia de Elena Brito, coach de carrera con más de 16 años de experiencia en Recursos Humanos. Durante la sesión, la experta abordó el tema “Aprende a responder a las preguntas difíciles durante una entrevista”.

Al respecto, Elena Brito enfatizó sobre la importancia de preparar el primer encuentro con el reclutador, ya que este es el primer paso real que un candidato puede dar para acercarse a la contratación. “Lo primero que tenemos que saber es que la entrevista es nuestra puerta al trabajo”, destacó.

Asimismo, remarcó cuáles son las posibles modalidades en las que el reclutador puede entrevistar a un candidato. Estas son las siguientes:

  • Telefónica: Se caracteriza por ser corta; sin embargo, el reclutador planea formularle al candidato una serie de preguntas que le permitan saber si realmente su perfil puede encajar en el puesto.
  • Informal. Se desarrolla de manera circunstancial y puede surgir de una plática casual. Al respecto Elena comentó: “Muchas veces no nos damos cuenta de que nos están entrevistando. Quizás estamos teniendo una comida o estamos con algún amigo en una boda, y nos están entrevistando”.
  • Formal: Es una de las más comunes. Se le solicita al candidato acudir a la empresa para tener una entrevista con el reclutador.
  • Caso: Se introduce al candidato a un simulador de negocios. El objetivo es que el reclutador le presente una situación al postulante para que este pueda explorar las causas del conflicto y ofrecer soluciones efectivas.
  • Panel: Consiste en enfrentar al candidato a las preguntas de varios entrevistadores. Esta modalidad permite a las empresas conocer las capacidades del postulante desde diferentes perspectivas.

Tipos de preguntas difíciles:

Durante la sesión, Elena Brito propuso tres categorías de preguntas difíciles:

Autoconocimiento: Se relacionan con las fortalezas del candidato. Buscan indagar acerca de quién eres. Algunos ejemplos pueden ser:

  • ¿Estás haciendo realmente lo que quieres?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?
  • Si hablara con tu jefe, ¿qué me diría de ti?
  • ¿Cómo mides el éxito en el trabajo?
  • Háblanos de un error que hayas cometido y coméntanos qué aprendiste.

Para responder estas preguntas, la experta Elena Brito recomendó tomar en cuenta tres puntos fundamentales:

Demostrar honestidad.  Al respecto, Brito comentó: “Sé honesto con lo que realmente sabes hacer mal, con lo que te impide crecer y con lo que no te permite llegar donde quieres estar”.

  • Brindar ejemplos de cómo lo has manejado. Para ello, debes reconocer tus áreas de oportunidad y compartir qué acciones has desarrollado para revertirlas hacia lo positivo.
  • Definir tu rol. Elena aconseja perder el temor a reconocer cuáles han sido tus alcances profesionales dentro de una empresa o equipo de trabajo. Para ello, puedes utilizar verbos activos: “logré, hice, establecí, lideré”, entre otros.

Una de las recomendaciones generales que brindó Elena es procurar transmitirle al entrevistador el “cómo sí” puedes lograr los objetivos que se te han planteado dentro del puesto.

Estabilidad y crecimiento. Pretenden indagar sobre la movilidad laboral.  Las preguntas más comunes dentro de esta clasificación son:

  • ¿Por qué cambias tanto de empleo?
  • ¿Por qué saliste de tu último empleo?
  • ¿Cómo encontraste tu último empleo?
  • ¿Por qué llevas más de 5 años en la misma posición?

Para responder estas preguntas, nuestra experta invitada recomendó poner foco en el famoso “Háblame de ti”. Ello debido a que esa es una oportunidad para contar tu historia tanto con sus transiciones como con sus términos. Al final debes explicar por qué has llegado al punto donde estás ubicado. Además, es importante que aproveches este espacio para compartir tus logros más significativos en el terreno laboral.

Expectativas. Se refieren al estilo de liderazgo que resulta ideal para ti y tu desarrollo profesional, así como al salario que deseas percibir. Las preguntas relacionadas con esta clasificación son:

  • ¿Cuáles son tus expectativas económicas?
  • ¿Cuánto estás ganando hoy?
  • ¿Por cuánto sueldo cambiarías de trabajo?
  • Describe a tu mejor y a tu peor jefe.

Para responder estas preguntas, la especialista recomendó tomar en cuenta aspectos como el salario emocional y la definición del mínimo ingreso mensual del que requieres disponer para afrontar tus compromisos y necesidades. “Es importante que valores aspectos como la distancia del trabajo a casa, qué es lo que buscas en un jefe, cuál es el ambiente laboral que esperas y el estilo de vestimenta con el que mejor te acomodarías”, precisó.

La importancia del lenguaje corporal

De acuerdo con Brito, más del 70 % de la importancia del discurso de un candidato en una entrevista radica en el lenguaje no verbal, ya que este puede marcar grandes diferencias dentro del proceso de selección. El lenguaje corporal puede medir no solamente tus habilidades, sino también tu nivel de entusiasmo e incluso el interés que tienes en pertenecer a la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *